miércoles, 26 de diciembre de 2012

Mandarache III: Lo que esconde tu nombre

Título: "Lo que esconde tu nombre".
Autor: Clara Sánchez.
Editorial: Booket.
Portada: 





Sinopsis: Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: tiene treinta años, ha dejado el trabajo y, embarazada de un hombre del que no está enamorada, pasa los días en una suave inapetencia, intentando aplazar la decisión de qué hacer con su vida.

En la playa conoce a los Christensen, un matrimonio de octogenarios noruegos instalados desde hace años en el pueblo que la ayudan tras sufrir un mareo y la tratan como los abuelos que ni ha tenido. Karin y Fredrik parecen la solución a los problemas de Sandra: la acogen en su rutina diaria sin agobiarla e incluso le ofrecen un sueldo por acompañar a Karin a las sesiones de rehabilitación, los paseos o las compras.

Nadie diría que esas tres vidas unidas al azar constituyen la razón de ser de Julián, un anciano que acaba de llegar de Argentina y que sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un día Julián aborda a Sandra y al tiempo que intenta sonsacarla acerca de las costumbres de los Christensen le revela detalles del pasado absolutamente insospechados. Le cuenta, por ejemplo, que él es un superviviente del campo de Mauthausen, el campo de concentración que a Sandra sólo le suena por alguna película o algún documental, un horror en blanco y negro que no tiene nada que ver con ella. Y que los Christensen no son lo que aparentan ser. Aunque al principio Sandra no le da mucho crédito a Julián, poco a poco empezará a mirar de una forma nueva las costumbres, los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia está poniendo su vida en peligro.

Lo que esconde tu nombre es un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es también, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redención de la culpa.
 
Resumen de Chicka Lit: La historia tiene dos protagonistas: Sandra y Julián. Dos personas muy diferentes, que por una casualidad ven cruzadas sus vidas. Sandra huye de su vida refugiándose en la casa de la playa de su hermana, no sabe qué hacer con su embarazo ni con el padre de su futuro hijo. Julián es un anciano que ha dejado de tener miedo de los nazis que en un pasado le torturaron y se dedica a desenmascarar a los pocos que quedan vivos. Así se conocen Julián y Sandra, buscando la verdad sobre el pasado y sobre personajes que ahora viven ocultos o no tanto.
 
Opinión personal: Ésta es la tercera y última de las novelas propuestas para el Premio Mandarache 2013. Lo siento por la autora pero ésta no será mi elección, Alba Cromm me gustó muchísimo más. Sin embargo, no le daré el último lugar a Lo que esconde tu nombre, (ese lugar le corresponde a Todo es silencio) la mayor parte del tiempo me ha resultado bastante lenta y con un argumento pobre. Sin embargo reconozco que las buenas críticas que ha recibido son merecidas debido a la buena mano de la autora para escribir historias interesantes que podrían pasarle a cualquiera y que sin embargo tienen un gran trasfondo. Para mi gusto es bastante floja, creo que algunos diálogos y escenas, así como detalles y descripciones se podrían obviar y no le restarían sentido a la historia como por ejemplo, la descripción de la ropa o las comidas de los protagonistas que nada tienen que ver con el argumento principal. Entiendo que se trata de una novela con un toque de fantasía, sin embargo, parece estar basada en hechos reales que en mi opinión distan demasiado de la realidad y pueden hacer pensar al lector que son como la vida misma y no es así. Algunas personas, muy pocas, entenderán este pequeño razonamiento mío. 

Sin embargo tiene algo que me ha encantado, la difusa línea que separa el bien del mal y el enfoque del punto de vista de perdedores y ganadores. Me gusta cómo la autora le ha dado otro punto de vista a una historia que todos creen conocer, pero también pienso que se ha quedado corta. Ha intentado que el lector se quede con Síndrome de Estocolmo, sin éxito. Me habría encantado que insistiera más en el punto de vista de aquéllos hacia los que nos resulta más complicado sentir empatía y que diera más que pensar al lector, que le confundiera y le despertara la duda. Pero como un primer paso, no ha estado nada mal. 

Por último me gustaría destacar un pequeño detalle, el hecho de escribir la historia desde dos puntos de vista que conviven, podría haberlo aprovechado para dejar que el lector encajara las dos historias sin darle todas las respuestas, pues creo que ha perdido el factor sorpresa al corroborar siempre la historia desde los dos puntos de vista sin dar tiempo al lector para que pensara

Tendría que leer algo más de la autora para terminar de decidirme entre si sencillamente me aburre o me deja indiferente. ¿Qué pensáis vosotras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario