martes, 18 de junio de 2013

Mensaje vs mensaje

¡Bienvenidas a mi nueva sección! 

Aunque ya había pensado hace tiempo dedicarme a esto de las comparaciones odiosas, inauguro hoy esta sección con un clásico: "El mensaje" de Nicholas Sparks frente a "Mensaje en una botella". 

Hace poco reseñé este hermoso libro que me encantó y hoy acabo de ver la película que me ha aburrido muchísimo.


Para empezar a comparar estas dos obras voy a declararme a favor del libro. Así que, comenzamos esta nueva modalidad de crítica con el marcador a favor del papel.

Bien, el director de la película se ha tomado ciertas licencias, o como prefiero decir: se ha inventado lo que ha querido. ¿Por qué no me gusta? Porque cambia a los personajes y por lo tanto la historia en sí. 

A partir de aquí voy a bombardear la entrada con spoilers, aviso por si alguien no quiere leerlos. 

La peli inventa que el mensaje publicado en el periódico se hace a espaldas de la protagonista, Theresa, cosa que no es para nada así, sus compañeras son quienes la animan a hacerlo. Tampoco le adjuntan la segunda carta por correo sino que se la anvían por fax. Se inventan investigacion es sobre el corcho y la máquina de escribir.

Una de las peores cosas que he visto es que... las cartas no son las mismas, ni se parecen y le quitan todo el sentido a la película. No lo entiendo. 

Además en la película Theresa se empeña en ir a buscar a Garret pero en el libro son sus compañeras quienes la motivan para que vaya. También conoce primero al padre de Garret, cosa que en libro no sucede hasta el final. Han cambiado la manera de presentarse, la forma en que él la invita a ella a subir al barco y algunos detalles más que cambian el carácter tímido de la Theresa del libro, por el atrevido de la Theresa de la película. 

Por otro lado no entiendo la manía de buscar dos líneas de argumento, en la película sale la familia de Catherine que en el libro ni la nombran, tienen peleas por unos supuestos cuadros y nada de eso se menciona en el libro, es más, no tiene importancia alguna para la historia de amor de los protagonistas, lo único que hacen es alargar y meter lo que en mi puedo llamamos "morralla", es decir, desechos. 

He de confesar que he ido pasando trozos de la película porque se hacía insoportablemente lenta. Cosa que no tiene ningún sentido pues la peli dura unas dos horas y para leer el libro necesitas muchas más. 

Otra historia que se han sacado de la manga es un supuesto barco que Garret construye y que nombra como a su difunta esposa ¿esto a qué viene? 

Sin embargo podrían haber incluído el curso de buceo que les ofrece Garret a Theresa y su hijo que me pareció muy divertido y dejó ver al niño, que en la peli casi casi se les olvida ponerlo. Por arte de magia a Garret en la película se le ocurre ir a la oficina de ella, otra cosa que tampoco entiendo porqué la han introducido en la peli. Después aparece una carta escrita por Catherine que tampoco entiendo a qué viene ni aporta absolutamente nada.

Otra "perla" de la película que me hace mucha gracia (atención: ironía) es el protagonismo que le dan al jefe de Theresa ¿para qué? Y por supuesto le han cambiado el oficio, en la peli la chica se dedica a documentarse y en el libro escribe una columna en el periódico.

Pero por si no lo habían cambiado lo suficiente, el prota va y se muere rescatando a unos marineritos en la tormenta cuando en realidad se muere por arriesgarse a tirar una última botella lo más cerca de Europa. 

En fin, si queréis mi más sincera opinión: leer el libro y olvidar la película. No os perderéis nada y además disfrutaréis de una agradable lectura algo triste pero muy hermosa. Porque la peli os servirá únicamente para echar una larga siesta. 

Y ésto es todo por hoy, espero que os guste mi nueva sección "destripapelis" porque tengo el firme convencimiento de que los libros ganarán al séptimo arte, aunque, ya os lo iré contando. 

¡Hasta el próximo enfrentamiento!

No hay comentarios:

Publicar un comentario