jueves, 9 de febrero de 2017

Escribamos una historia entre todos

       Queridas lectoras y queridos lectores...

       Me gusta variar el contenido entre reseña y reseña ¡hoy os traigo una entrada muy participativa! Al ser una entrada tan especial me gustaría que sólo participaran aquéllas personas que realmente lo deseen. 

       Se trata de escribir una historia entre todos, así de fácil. Yo comenzaré a escribir un cuento y la primera persona que llegue tendrá que continuarla ¿dónde la escribe? en un comentario. La siguiente persona leerá mi comienzo (en esta misma entrada) y los comentarios que hayan escrito otras personas, para poder continuar la historia y así sucesivamente. 

       En el caso de que te parezca una idea divertida y quieras saludarme pero no quieras participar, te lo pondré fácil, comienza tu comentario con: "NOTA del comentarista:..." y añades lo que quieras decirme. Así, si alguien quiere participar, no necesitará leer todos los comentarios sino solo los relativos a la historia, es decir, los que no comiencen por la palabra "NOTA". 

       Espero que os guste y aprovechéis la oportunidad para sacar vuestra habilidad más creativa. Y sin más, comenzamos...

5 comentarios:

  1. Ese día fue a las caballerizas de su palacio y cogio prestadas algunas ropas de los mozos de escuadra, pues no quería ser reconocida. Después introdujo sus pertenencias más especiales en una alforja: un cuaderno que le había regalado su madre, su vestido favorito (sencillo pero elegante) por si tenía que asistir a algún evento importante y por último un péndulo misteriosos que había pasado de generación en generación en su familia. Se cosió una bolsa con dinero por dentro de los ropajes para una emergencia y salió discretamente del castillo montada en su caballo Tris rumbo a Valia, una gran ciudad que estaba solo a un par de días de distancia.
    Durante el primer día de viaje, mientras atravesaba un camino que cruzaba un bosque se paró unos minutos a descansar. Fue entonces cuando creyó ver a alguien entre la maleza y decidió adentrarse para ver quien era...

    ResponderEliminar
  2. ...pero cuál fue su sorpresa, al descubrir que quien se ocultaba detrás de la maleza no era una persona, pero tampoco era ningún animal que ella conociera. Aquel ser tenía la piel cubierta por un fino pelaje color canela, era alto y desgarbado, con una mirada inquieta y dentadura muy afilada, pero no parecía querer atacarla. Más bien parecía asustado. ¿Qué era aquella cosa que la miraba desde el otro lado de los matorrales? Entonces Tundra se fijó mejor y vio que tenía unas pezuñas con uñas muy afiladas, pero sus manos parecían humanas, aunque increíblemente sucias. Una vez pasado el momento de shock inicial, la princesa al fin se atrevió a hablarle a la criatura obteniendo por respuesta...

    ResponderEliminar
  3. NOTA:
    Me parece una estupenda idea. A ver en qué concluye.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NOTA: yo también estoy deseando seguir leyendo :)

      Eliminar
  4. ... que se trataba de un fauno y que no pretendía dañarla, sino ayudarla a cruzar aquel bosque en el que se había adentrado, pues allí habitaba un ser, el cual había perdido la esperanza para hallar la felicidad hace bastante tiempo. Una maldición recaía sobre este bosque: a pesar de la tranquilidad y la armonía que pudiera emanar de aquel frondoso bosque durante el día, por la noche se transformaba completamente, aquel ser se adueñaba del las sombras que proyectaban los árboles bajo la luz de la luna y su ira arremetía con aquellos que osaran adentrarse en su territorio. Tundra quedó totalmente impactada por el relato de aquel fauno. Sin saber qué decir tragó saliva mirando hacia el cielo con una expresión alarmada, parecía que todavía quedaba tiempo hasta el atardecer y se preguntó si en un día sería capaz de cruzar en su totalidad el bosque, pero aquel fauno guardaba un profundo y oscuro secreto...

    ResponderEliminar